Después de hacer lo propio días atrás con las calles de El Rocío y la nueva Catedral Efímera, el pueblo de Almonte ha inaugurado esta noche el exorno y la iluminación del recorrido que seguirá la Virgen del Rocío a su llegada al municipio en la mañana del próximo martes 20 de agosto. Es la culminación a muchos meses de intenso trabajo llevado a cabo por las comisiones de vecinos que se crean ex profeso para realizar esta labor espontánea, pero organizada a la vez por cuanto que se ha convertido en una tradición que ya cuenta con sus propias costumbres. Son más de dos kilómetros de itinerario desde la desembocadura del Camino de los Llanos en el pueblo hasta llegar a la Plaza Virgen del Rocío, donde se encuentra la citada y flamante Catedral Efímera. Calles revestidas de la mayor ilusión en forma de arcos adornados con flores de papel de seda blanco, guirnaldas de igual forma que se levantan sobre un mar de palos cubiertos de romero y luces, muchas luces que se encarnan en el reflejo de la alegría de los hombres y mujeres almonteñas por la Venida de su Madre.

Una vez iluminado todo el itinerario a la par a las 22:30 horas, una comitiva con representación municipal con la alcaldesa, Rocío del Mar Castellano, a la cabeza, ha recorrido todas y cada una de las calles, desde la propia Plaza Virgen del Rocío hasta el Camino de los Llanos, en un símbolo de la salida al encuentro del pueblo a su Patrona que se hará realidad el próximo martes. La comitiva institucional se ha detenido en cada calle que la Virgen recorrerá y también en aquellas otras adyacentes que se adornan igualmente para saludar a sus vecinos, disfrutar del trabajo realizado, compartir la alegría con ellos y felicitarles y agradecerles, justamente, “esta función en la que no tienen reemplazo alguno y el afán tan sincero con que la llevan a cabo cada siete años”, ha destacado la primera edil almonteña. Rocío del Mar Castellano se ha detenido “en el valor social y humano que este hecho supone para Almonte. La preparación de cada detalle de esta gran obra y su materialización en tardes y tardes, ya en las casas particulares, ya en la propia calle, adornándola, es el mejor punto de encuentro posible entre generaciones. En esos ratos de trabajo compartido, no sólo se elaboran las flores de papel o se forran y levantan los palos, sino, sobre todo, se renueva el sentido que tiene que la Virgen del Rocío venga a su pueblo y se activa la correa de transmisión de mayores a jóvenes, que es la mejor garantía de la pervivencia del valor real que este movimiento devocional tiene”.

Entre las novedades para este Traslado, cabe destacar la colocación de partes recuperadas de tres bóvedas de la Catedral Efímera anterior y que se han ubicado en dos puntos de mucha simbología como son en la misma entrada al pueblo desde el Camino de los Llanos y, dos más, en El Chaparral, a la salida ya del Alto del Molinillo, el lugar donde se descubre a la Virgen del guardapolvos y el pañito que la protege de los rigores, precisamente, del camino recorrido desde El Rocío. A ello hay que unir un total de ocho arcos de los que se han encargado las comisiones de vecinos, las cubiertas de flores de todo el recorrido, además de otros elementos decorativos en las calles que desembocan en el itinerario de la procesión y la decoración de monumentos como el dedicado a las Abuelas Almonteñas o a la propia Patrona de Almonte, entre otros.

Si una sensación se ha respirado con más intensidad que nunca esta noche en Almonte es ilusión y felicidad. Por igual en cada calle y ante cada arco. “El privilegio que tenemos es poder estar aquí, formar parte de un arco y trabajar en ponerlo lo más bonito posible para Ella”, destacaba Amparo, una vecina anónima de Almonte, a quien Rosario, que decía haber perdido la cuenta de las Venidas que ha vivido, añadía que “aquí no se cuentan las horas dedicadas porque sacarlas de los quehaceres diarios no es esfuerzo alguno, sino la recompensa que hemos tenido al final de cada día, cuando nos reuníamos para prepararlo todo”. Horas que se prestan también para las guardias de los arcos cuando ya están montados: “Una vez que ya lo tenemos instalado, si el arco está en un lugar de tránsito de vehículos, por ejemplo, nos quedamos de madrugada haciendo guardia los propios vecinos para que no le suceda nada y hasta que los establecimientos de la zona empiezan a abrir cada mañana”, relataba María. “Es una inmensa satisfacción ver culminado todo este trabajo después de tanto tiempo de planificación y de ejecución, una tarea que tenemos que agradecer también a todo el personal municipal que ha participado de ella y que es imprescindible en una logística tan grande”, ha recordado Macarena Robles, concejala de El Rocío y directora del Plan Venida.

 

 

Fotos ALBERTO DÍAZ

Almonte luce ya todo su esplendor en el recorrido de la Virgen del Rocío

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aceptar