Almonte y la Virgen

La Virgen del Rocío es el corazón del pueblo de Almonte. De él es la Patrona desde que el 29 de junio de 1653, Festividad de San Pedro, los almonteños juraron y proclamaron a Santa María de las Rocinas, Patrona de Almonte, en el Voto Inmaculista que se hizo en aquellas fechas. El juramento fue realizado, en nombre de todos los vecinos, por el Concejo de Justicia y Regimiento de la Villa, la Venerable Cofradía de Santa María de las Rocinas y el Clero Parroquial. Un voto, el del misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, que se proclamaba más tarde, solemnemente en Roma, por el Papa Pío IX, en 1854.

El Ayuntamiento de Almonte, su Parroquia y la Hermandad Matriz proclamaron la renovación del Patronazgo de la Virgen del Rocío en 2003 al cumplirse su 350 aniversario. Fue el 27 de junio con la celebración de una Función de Iglesia en la que se unieron las tres instituciones. El más importante de esos actos, la culminación de todos los demás fue la procesión extraordinaria de la Virgen, por su recorrido tradicional en el Rocío, con sus galas de Pastora y sobre la peana de plata del paso procesional, que tuvo lugar el 29 de junio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aceptar