Las especiales circunstancias que vivimos por la declaración del estado de alarma en España a raíz de la aparición del coronavirus motivan, por ejemplo, la prohibición de cualquier aglomeración de personas. Ello ha incidido también en la tradicional vivencia de las cosas de la Virgen del Rocío durante su estancia en Almonte. La Parroquia de la Asunción, como cualquier otro templo de la Diócesis de Huelva -y de todas las de España- mantiene sus puertas cerradas, lo que, afecta, por ejemplo, a la celebración de uno de los actos más íntimos como es el rezo de la Salve diaria. Le afecta en la medida en que no puede llevarse a cabo con público, como es habitual, pero no impide su celebración. Ésta sigue fiel a su cita de cada siempre, ahora, de nuevo a las 21 horas, con el templo vacío, cierto es, pero con sus puertas abiertas al mundo a través de las redes sociales de la Hermandad Matriz, como su página de Facebook y su canal de Youtube, donde se emite en directo cada día. También a través de la televisión local Doñana Comunicación. Puede que falte el calor, pero no se echa de menos el fervor de la forma tan especial de rezarle cada noche a su Madre del pueblo de Almonte.

Sí han quedado suspendidas las guardias a la Virgen del Rocío, que, en la presente coyuntura es responsabilidad solo de sus santeros, así como también las peregrinaciones extraordinarias de las hermandades filiales. Son renuncias dolorosas que el mundo rociero acepta como sacrificio en aras de superar esta compleja situación nunca antes vivida.

 

El rezo más íntimo de la Salve a la Virgen del Rocío

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aceptar