Se impacientan las arenas por sentir las pisadas de quien acompañan a su Reina. Aguardan los pinares que su camino corteja marcados del blanco que señala su senda. 7 años resistiendo las abuelas almonteñas para aportar una vez más los enseres de su dueña.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aceptar