Foto MIGUEL ÁNGEL JIMÉNEZ

 

La Parroquia de la Asunción de Almonte ha reabierto de nuevo sus puertas una vez decretada en la provincia de Huelva la fase 1 de la desescalada del estado de alarma. Una reapertura, en cualquier caso, dotada de una batería de medidas imprescindibles para garantizar el cumplimiento de las medidas de protección social que las circunstancias imponen. De esta forma, el templo solo abre de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 17 a 19 horas, de forma que durante el tiempo de cierre entre ambos plazos, se procede a la limpieza y desinfección de la iglesia, que permanecerá cerrada los fines de semana, al menos, hasta mediados de junio. En ese momento, se reconsiderará la medida en función de la evolución de la pandemia. Como desde que se decretó el estado de alarma, los cultos se siguen celebrando a puerta cerrada también hasta el segundo fin de semana de junio. La misa diaria por los difuntos se celebra a las 20:30 horas y la Salve a la Virgen de cada día, a las 21:30 horas.

También se ha organizado el flujo de personas dentro de la parroquia, que será ininterrumpido, pero éstas no pueden sentarse, sino solo entrar por la puerta principal y permanecer dentro el tiempo preciso para saludar a la Virgen del Rocío. La salida se efectúa por las puertas laterales, de forma que la llamada Puerta de la Epístola (la del lateral derecho según se entra desde la puerta principal) se reserva para las personas mayores y con movilidad reducida, así como carritos de niño. De cara a Pentecostés, se celebrará la Solemne Novena entre el 22 y el 29 de mayo, a las 20:30 horas, en tanto que la Misa de Pentecostés tendrá lugar el 30 de mayo, a las 10 horas. Todo ello, a puerta cerrada, aunque la Hermandad Matriz transmitirá su celebración a través de su canal de Youtube. Como el resto de semanas, el templo permanecerá cerrado el sábado y domingo de Pentecostés. No así el Lunes, que abrirá sus puertas en el horario establecido.

De otro lado, se aconseja a las personas mayores o con patologías que pudieran verse agravadas por un posible contagio, que se abstengan de acceder al templo, al menos, hasta dentro de unos quince o veinte días para evitar así un posible repunte de afectados. Dentro de la iglesia es obligatorio el uso de guantes y mascarillas. Todas estas normas serán revisadas a partir del 2 de junio según sea la evolución de la enfermedad. En este sentido, desde la Hermandad Matriz de Almonte y la Parroquia de la Asunción se reclama a todos la estricta observancia de estas directrices por el bien general.

 

Foto MIGUEL ÁNGEL JIMÉNEZ

 

 

 

La Parroquia de la Asunción abre de nuevo sus puertas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aceptar