Uno de los actos más entrañables de cuantos Almonte vive durante la estancia de la Virgen del Rocío en su pueblo es el rezo diario de la Salve en la Parroquia de la Asunción. Un momento que no pierde su esencia íntima por más que se lleve a cabo en medio de una multitud, la que abarrota cada noche, a las 22 horas, el templo y también sus aledaños, tanto la puerta principal como las dos laterales. Ello da muestra de la importancia espiritual que tiene para Almonte y para el universo rociero la Venida de cada siete años. Da igual que sean estas fechas de verano y con la imagen recién llegada que cualquiera en pleno invierno. Cada día se dedica a una intención diferente y cada día es una constatación de la intensidad con la que Almonte apura cada minuto junto a su Madre.

 

La Salve a la Virgen, ese encuentro diario tan especial

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aceptar